08/06/2018

Planificar una mudanza en 10 consejos

planificar una mudanza

En los varios días que puede durar una mudanza, pueden surgir contratiempos diversos, y lo más importante es tener una actitud positiva y dejarse llevar, pero planificar una mudanza con antelación, estableciendo estrategias inteligentes, nos ayuda a hacer las cosas mucho más fáciles.

Ya en un post anterior dimos unas claves para organizar una mudanza, pero no está de más reunir algunos consejos concretos y útiles en una lista.

1. Empaquetar primero las cosas que se usan menos

A la hora de planificar una mudanza es fácil pensar que primero hay que empezar por lo que vemos, es decir, los libros, los objetos de las estanterías, etc. porque nos da pereza echar mano de lo que lleva tiempo olvidado. Es precisamente por esto último que debemos partir. Si tenemos trastero o garaje, empecemos por allí. Entre lo que almacenamos y a veces ni lo sabemos podemos encontrar libros antiguos, películas, ropa que íbamos a donar y nunca encontrábamos el momento, colchas y sábanas que nos regalaron y no nos gustan, objetos de adorno que no ven la luz desde tiempos inmemoriales, etc. Concentrar nuestras energías iniciales en revisar todo lo antiguo nos ayudará a ser más realistas y expeditivos en las decisiones de qué conservar y qué tirar y cómo empaquetarlo. Pensemos que en el tramo final, tenderemos a empaquetarlo todo sin mucho miramiento, porque estaremos demasiado cansados para decidir, por lo que es mejor que en ese momento quede lo que seguro que usamos habitualmente y es más improbable que requiera una revisión a fondo.

2. Colocar las cajas en una habitación que no usemos, al fondo lo que más usemos

Una de las cosas más incómodas de una mudanza es no podernos mover por la casa en el tiempo que dura el empaquetado en cajas. Por eso es importante almacenarlas en una zona o habitación que no usemos o como mínimo que no sea de paso. Si tenemos garaje, será el lugar perfecto. Lo ideal es colocar en primer lugar las cajas que irán primero en el camión y al fondo las que vayan al final. Puede ser interesante, poner en las cajas que irán al fondo del camión lo que más usemos, ya que será lo último que descarguemos y por lo tanto lo que tendremos más a mano al llegar.

3. Etiquetar las cajas y hacer inventario

En este post recordábamos cómo etiquetar cajas y hacer inventario de nuestras pertenencias antes de mudarnos. Esencialmente se trata de asignar las cajas a habitaciones concretas y listar en una hoja (de la que es interesante hacer copias para cada miembro de la casa) todos los artículos que hay en cada una.

Truco: Si usamos colores para diferenciar las etiquetas de las habitaciones, será todavía más visual, tanto si hacemos nosotros la mudanza como si echamos mano de una empresa de mudanzas profesional. También es útil rotular las cajas por todos los lados, para no tener que girarlas para saber qué hay en su interior.

4. Llevar a cabo un seguimiento especial de los tornillos y piezas de los muebles

Si hay que desmontar los muebles para la mudanza, es interesante, o bien conservarlos todos juntos en bolsas separadas con cremallera, etiquetados correctamente, o bien, si son piezas pequeñas, pegarlas con cinta adhesiva a los propios muebles.

5. No cargar las cajas en exceso y usar medidas adecuadas

Es muy frustrante que las cajas se rompan a medio traslado, por lo que es importante usarlas de buena calidad, especiales para mudanzas, de la medida adecuada, y no cargarlas demasiado. Recordemos que existen cajas ropero especiales para llevar la ropa con perchas sin necesidad de doblarla y meterla en cajas y cajas para vasos, para vajilla, etc., que nos pueden facilitar mucho el proceso y ahorrarnos tiempo.

planificar una mudanza

6. Echar mano de profesionales

Recurrir a una empresa de mudanzas profesional es una inversión en tiempo y tranquilidad. Dependiendo de nuestro presupuesto, podemos poner en sus manos el traslado o incluso el desmontaje y montaje de muebles y la conformación de las mismas cajas. Es interesante considerarlo a la hora de planificar la mudanza, ya que incluso hay herramientas como el comparador de Másquemudanzas que nos permiten comparar los servicios y precios de las diferentes empresas.

7. Hacer una bolsa de viaje para cada miembro de la casa

Es altamente probable que una vez lleguemos a la nueva casa estemos tan cansados que lo último que nos apetezca sea ponernos a buscar la caja de los pijamas y las toallas. Por eso es útil tener a mano una bolsa con una muda, una toalla, un pijama y objetos de tocador. Además, deberá incluir el cargador del móvil, medicamentos (aunque sea algo para el dolor de cabeza en caso de necesidad) e incluso, quizá, el libro que nos estemos leyendo para relajarnos.

8. Tener a mano la ropa de cama y las toallas

Una opción rápida la primera noche si no se tiene tiempo de montar las camas es dormir directamente en los colchones, pero incluso en ese caso quizá necesitemos tener a mano sacos de dormir o ropa de cama, almohadas, etc. Una noche se pasa de cualquier manera, pero después de un día de traslado lo ideal es descansar de la mejor forma posible.

9. Colocar las cajas en el centro de cada habitación al llegar

Al colocar las cajas por habitación al llegar, ayudándonos de un correcto etiquetado, una opción inteligente es situarlas en el centro, ya que si apilamos las cajas contra las paredes, luego tendremos que moverlas si hay que montar muebles que vayan contra las paredes, como estanterías, armarios, cabeceros de camas, etc.

¡Ojo! Si no colocamos las cajas por habitaciones y las amontonamos en una habitación que no se use, correremos el riesgo de posponer el orden de cada habitación indefinidamente.

10. Considerar tener que tirar o donar algunas cajas una vez trasladadas

Incluso haciendo una correcta selección de las cosas que menos usamos, es posible que al llegar a la nueva casa veamos que no usaremos siquiera algunas de las cosas que habíamos decidido conservar. Haberlas etiquetado y con el inventario hecho, nos será más fácil desprendernos de cajas enteras si decidimos deshacernos de ellas. Recordemos que necesitamos realmente pocas cosas para vivir felices.

Saber más:

© másquemudanzas 2021