01/08/2018

Mudanzas de acuarios: consejos para trasladar a tus amados pececillos

Cuando pensamos en mudanzas de acuarios, a muchos nos viene a la cabeza aquella escena de la película de Disney “Buscando a Nemo”, en la que los peces del dentista intentan escapar justo cuando éste los mete en bolsas para hacer el cambio de acuario.

Aunque hacer la mudanza de un acuario es algo más complicado que hacerle una limpieza a fondo, hay algunos elementos que ambas cosas tienen en común. En este post explicamos cómo hacer el traslado de casa a tus amigos acuáticos con el mínimo trastorno para ellos.

Antes de empezar

Los peces de acuario de agua dulce no solo son elegantes, sino que también son muy sensibles a cambios menores en el entorno al que están acostumbrados. Por eso hay que tener muy presente antes de empezar que el proceso de trasladarlos a otra casa, que incluye transferir estas delicadas criaturas a varios contenedores, mantenerse alejados de su zona de confort y luego volverse a aclimatar al entorno, puede suponerles un gran estrés.

Este estrés puede provocar cambios en su comportamiento como dejar de comer e incluso alguno de ellos puede llegar a morir durante el traslado, por delicada y rápidamente que se haga. Es importante saber esto para saber a qué atenerse cuando hacemos la mudanza.

Las dos reglas de oro en las mudanzas de acuarios

Los peces: últimos en salir y primeros en entrar

Lo más importante en la mudanza de un acuario es generar a los peces el mínimo estrés y durante el mínimo tiempo posible. Por eso, su mejor oportunidad para sobrevivir es que minimicemos el periodo de tiempo que pasarán fuera de su entorno normal. En otras palabras, el acuario debe ser uno de los últimos artículos domésticos que preparemos para la mudanza, y, por supuesto, lo primero que hay que organizar tan pronto se cruce el umbral de la nueva casa.

El acuario: nunca trasladarlo con agua dentro

Una vez hemos decidido que no hay más remedio que trasladar el acuario, la premisa número uno es no hacerlo nunca, una vez sacados los peces, con la pecera llena de agua, aunque sea parcialmente. Las juntas de ese recipiente no están pensadas para el movimiento en el que se ejercen presiones desiguales (como presión en diagonal o de torsión), sino para estar asentadas en una superficie nivelada.

Si el acuario está vacío, ese estrés que se ejerce en las juntas no es suficiente como para romperlo, pero el agua representa un peso adicional que puede acabar en rotura. Este tipo de rotura, además, puede no ser visible hasta que volvamos a llenar el acuario; puede ser entonces cuando empiece a filtrarse agua, y la mayoría de los fabricantes de acuarios no cubren este tipo de daños.

El consejo número uno en mudanzas de acuarios, por lo tanto, es vaciar siempre el acuario antes de moverlo.

Materiales necesarios

1. Una o dos redes para capturar con cuidado los peces y posteriormente introducirlos en las bolsas de plástico o cubos.

2. Bolsas de plástico infladas con pastillas de oxígeno para transportar los peces y las plantas. También pueden usarse varios cubos que estén limpios, a prueba de fugas, en gran parte opacos y equipados con tapas. Hoy en día también pueden encontrarse en internet transportines de peces, como este que está a la venta en Tienda Animal, disponible en distintos tamaños. Si son opacos, mejor, ya que puede contribuir a reducir el estrés de los animalillos.

Los traslados superiores a las dos horas es conveniente que se realicen con oxígeno medicinal inyectado en la bolsa o cubo de transporte. Los peces pequeños aguantarán mejor este proceso ya que su consumo de aire es menor.

3. Contenedores cerrados para poder transportar al menos el 50% del volumen de agua del acuario, como bidones o garrafas de agua comunes.

4. Una manguera de sifón lo suficientemente larga para drenar el acuario.

5. Cajas de cartón con paredes gruesas, papel de embalaje y plástico de burbujas para transportar los accesorios del acuario.

Fases en la mudanza del acuario

Preparación

La etapa de preparación en la mudanza del acuario es esencial para el éxito de todo el proceso. No podemos simplemente empezar a drenar la pecera sin haber contemplado antes algunos pasos de la preparación, si no queremos que los resultados puedan llegar a ser catastróficos.

Estos son los pasos de preparación a seguir para preparar el acuario para ser transportado de forma segura:

Paso 1: Antes que nada, debemos conseguir los suministros que hemos especificado en el apartado anterior.

Paso 2: Si es posible, debemos inspeccionar nuestro nuevo hogar para encontrar el mejor lugar para el acuario nada más llegar, para que los peces sometidos al estrés del traslado puedan comenzar inmediatamente el período de aclimatación. El lugar debe tener un fácil acceso a la electricidad, una buena protección de la luz solar directa, y con espacio suficiente para colocar la estructura del acuario y todos sus accesorios. El mueble en el que colocaremos la pecera debe ser absolutamente plano, firme y resistente para soportar el peso cuando está lleno de agua.

Paso 3: Lo mejor es no alimentar a nuestros pequeños amigos un día completo antes del día de mudanza. No les pasará nada por ello (y de hecho la tensión del traslado no les dará ganas de comer precisamente), y esta precaución impedirá que expulsen muchos residuos dentro de la bolsa o la cubeta que les puedan suponer peligro (recordemos que los acuarios tienen un sistema de regeneración).

El traslado paso a paso

Paso 1: Vaciar el acuario

Si ya no podemos esperar más a trasladar el acuario, lo primero que debemos hacer es vaciar un poco del agua de la pecera en los cubos o bolsas de plástico que usaremos para transportar a nuestros peces, con la ayuda de la manguera de sifón. No debemos llenarlos hasta los topes, para evitar derrames. El resto de la pecera la vaciaremos más tarde, cuando hayamos retirado todas las plantas y accesorios del acuario.

Paso 2: Pescar a nuestros peces

Con la ayuda de la red, debemos atrapar delicadamente todos y cada uno de nuestros peces, y colocarlos suavemente en las bolsas o contenedores. Lo ideal es que haya un pez por contenedor o bolsa, ya que con el estrés pueden llegar a atacarse entre ellos, pero si tenemos muchos, debemos usar cuantos más contenedores o bolsas mejor.

Recordemos que a los peces no les gusta ser pescados, de manera que cabe la posibilidad, especialmente si tenemos un acuario grande, que algunos intenten esconderse. No debemos olvidar inspeccionar la pecera y contar a nuestras mascotas para asegurarnos de que todas han sido trasladadas de forma segura a los cubos o bolsas.

Paso 3: Cerrar las bolsas o cubos

Una vez vaciado el acuario de peces, toca cerrar las bolsas o los cubos con sus propias tapas, asegurándonos de que todavía entre aire fresco. Si el traslado va a ser largo, es recomendable incluir en cada contenedor pastillas de oxígeno.

Paso 4: Vaciar por completo el acuario

En este paso retiraremos cualquier tipo de decoraciones (rocas, plantas vivas, castillos, etc.) y accesorios (bombas, calentadores, lámparas, tubos, filtros, etc.) que pueda tener en el acuario. Debemos intentar secarlos lo mejor posible, empaquetarlos de forma segura con papel de embalar suave o plástico de burbujas, y guardarlos en una caja de cartón.

Las plantas son uno de los mayores problemas en las mudanzas de acuarios. Si son resistentes no debería haber ningún problema, pero otras veces tenemos especies que no lo son tanto y pueden sufrir daños. En todo caso, lo mejor es transportar las plantas en bolsas o transportines igual que los peces. Estas pueden ir apretadas mientras que no se enreden las raíces ni los tallos, eso sí, es recomendable marcar las bolsas, con el tipo de espacio y donde tiene que ir ubicada, ya que así nos será más fácil y rápido volver a montar el acuario.

Paso 5: Drenar el agua del acuario

Después de vaciar el acuario de accesorios y peces, debemos drenar completamente el agua restante del tanque.

Recordemos que cualquier cantidad de agua que quede adentro puede comprometer la integridad del acuario tan pronto como intentemos levantarlo.

Si queda arena en el fondo después del drenaje, podemos guardarla en contenedores para volverla a colocar cuando volvamos a montar el acuario.

Paso 6: Embalar el acuario

Una vez que el acuario esté completamente vacío, debemos desmontarlo y embalarlo con abundante plástico de burbujas y cinta adhesiva. Luego podemos usar mantas para añadirle un extra de protección y meterlo en una caja con la etiqueta “frágil”.

Paso 7: Transportar el acuario en plano

Para el transporte del acuario debemos indicar a la empresa de mudanzas que se trata de un objeto que debe transportarse lo más plano posible, y si hacemos la mudanza nosotros mismos, transportarlo si es posible entre varias personas, especialmente si es grande.

Los peces también debemos transportarlos con el mínimo movimiento posible, lo más rápido posible. Un truco que puede funcionar es dejar los peces a oscuras durante el recorrido ya que ayudará a reducir el estrés y se sentirán más cómodos.

Hay empresas de mudanzas que tienen un servicio especializado para este tipo de transporte. Una tienda especializada en peces también nos puede aconsejar antes de empezar este proceso.

Paso 8: Atención inmediata a nuestros peces al llegar

En el momento en el que lleguemos a nuestra nueva residencia, inmediatamente debemos comenzar a configurar la pecera para que nuestros estresados pececillos puedan finalmente regresar a sus condiciones normales de vida. ¡Olvidémonos de deshacer el resto de cajas! Nuestros amigos con aletas deben ser lo primero.

Paso 9: Montaje del acuario

Una vez localizado el lugar donde irá el acuario, debemos montarlo, colocar la arena, las decoraciones y los accesorios, con cuidado de no conectar todavía nada hasta que el tanque vuelva a estar lleno de agua.

Paso 10: Llenar de nuevo el acuario de agua

Una vez montado el acuario con todas las decoraciones y accesorios, debemos llenar el hábitat gradualmente con su agua original transportada en cubos o garrafas.

Paso 11: Volver a pescar a nuestros peces

Ya teniendo la pecera semillena, debemos atrapar cuidadosamente a nuestros amigos en sus bolsas o recipientes y liberarlos suavemente en ella.

Paso 12: Acabar de llenar el acuario

Con nuestras mascotas ya en su hábitat, podemos terminar de llenar el acuario con agua desclorada nueva y, cuando haya pasado un periodo de tiempo suficiente, darles de nuevo comida para que puedan volver a la normalidad.

¿No tienes claro poder hacer la mudanza por tu cuenta?

Como hemos destacado al principio, incluso las mudanzas de acuarios más delicadas pueden terminar con la vida de alguno de nuestros amados pececillos, y con la rotura de nuestra costosa pecera. Por eso, si no estamos seguros de poder hacer todo el proceso con garantías, lo más adecuado es pedir presupuesto a una empresa de mudanzas que ofrezca el servicio de traslado de estos seres tan delicados. En la calculadora de mudanzas de Másquemudanzas se pueden solicitar presupuestos de mudanza incluyendo en el apartado de observaciones que se precisa mover un acuario, especificando sus medidas, el número de peces y sus características. Quizá el precio de nuestra tranquilidad no sea tan elevado como nos imaginamos.

Saber más:

© másquemudanzas 2021