08/03/2019

Cómo transportar plantas en una mudanza: guía práctica

Como transportar plantas

Las plantas son una parte muy importante de nuestros hogares y lugares de trabajo, ya que les agregan color, renuevan el aire y relajan, y moverlas en una mudanza es algo delicado tras tiempo de cuidados y de mimo. Las plantas son temperamentales, e incluso en los mejores casos pueden resentirse de cambios bruscos de luz, temperatura, humedad, movimientos u otras condiciones. En este post explicamos cómo transportar plantas de forma segura mediante una buena planificación y buenas ideas, pero lo ideal es pedir asesoramiento de un jardinero en el caso de las plantas más grandes o más delicadas.

¿Debemos llevarnos nuestras plantas con nosotros?

Antes de saber cómo transportar plantas, debemos plantearnos si realmente es seguro llevárnoslas, sobre todo si el traslado es muy largo o a un clima muy diferente. Hay ciertas plantas extremadamente frágiles, así como las flores y los arbustos y árboles jóvenes, que pueden no sobrevivir a un traslado o una reubicación.

Si sabemos que alguien va a vivir o a trabajar en nuestra casa u oficina actual y le gustaría conservar las plantas, quizá debamos plantearnos, por su salud, dejarlas donde están y que hagan felices a más gente. Una opción puede ser quedarnos con un esqueje para plantarlo en el nuevo lugar, y así quedarnos con algo de ellas. También podemos regalar alguna de nuestras plantas a personas cercanas que cuiden de ellas.

Si, por el contrario, no podemos dejarlas o tienen mucho valor sentimental para nosotros, entonces esta guía nos ayudará a hacerlo. Eso sí, debemos estar preparados para muchas horas extras de cuidados para su preparación, su traslado y su aclimatación al nuevo hogar.

Sobre la propiedad de árboles y plantas perennes enterradas

Hay algunos tipos de plantas que figuran en los contratos de venta o de alquiler, por lo que se espera que permanezcan en el lugar, como árboles frutales, rosales, etc. Los cultivos de un huerto, sin embargo, son propiedad personal y podremos llevárnoslos en cualquier caso. Es muy recomendable informarse de qué dice la ley al respecto en el lugar donde nos encontremos.

Pasos para transportar plantas con seguridad

Preparar las plantas

Unas semanas antes de la mudanza, conviene quitar las hojas y ramas muertas de nuestras plantas, y darles una buena poda, y unos días antes del traslado hay que eliminar el polvo, posibles plagas y malas hierbas. Cuanto mejor las preparemos, más probabilidades tendrán de sobrevivir. Si no estamos seguros de cómo hacerlo correctamente, lo mejor es consultar a un especialista o informarnos exhaustivamente en libros de buena reputación.

Plantas con problemas de plagas

Si nuestras plantas tienen plagas y no hemos podido deshacernos de ellas para el día de la mudanza, lo más probable es que no sobrevivan al traslado y debamos dejarlas en la vivienda u oficina actual.

Para hacer las plantas menos pesadas en el traslado, lo ideal es sacarlas de las macetas (sobre todo si pesan mucho como las de terracota) y ponerlas en macetas de plástico (o recipientes caseros hechos con garrafas recortadas, por ejemplo, si son lo suficientemente rígidos), varias semanas antes para que no se junten todos los cambios a la vez.

Si tenemos la posibilidad, es importante localizar en la nueva vivienda u oficina los lugares donde situaremos nuestras plantas, preferiblemente en la misma orientación y en el mismo tipo de lugar en el que estaban anteriormente.

Plantas, árboles y arbustos a desenterrar

Si tenemos que llevarnos algún tipo de planta, arbusto o árbol que requiera ser desenterrado de un jardín, debemos extraerlo el día anterior como mucha antelación, remojando antes y excavando manteniendo su sistema de raíces (gruesas y finas), en una bola de tierra e introduciendo toda la parte inferior en una bolsa de plástico asegurando que haya suficiente humedad hasta que se replante. Si no somos muy hábiles con la jardinería, es muy recomendable que toda esta parte la haga un jardinero profesional.

Trasladar las plantas

Las plantas deben ser lo último que traslademos al nuevo lugar (en un camión de mudanza deben ir, por lo tanto, colocadas al final). No es mala idea tener a mano las herramientas básicas de jardinería para echar mano de ellas fácilmente.

Si es posible, debemos transportar las plantas en un ambiente con temperatura controlada, como un vehículo climatizado. Si recorremos a una empresa de mudanzas y les avisamos, ellos sabrán cómo transportar plantas con el mínimo riesgo, pero debemos tener en cuenta que no todas las empresas de mudanzas aceptan transportar plantas. Lo ideal es que lo hagamos nosotros.

Para proteger la totalidad de la planta en cada maceta, podemos fabricar una funda protectora con papel de embalar que tenga la misma altura que la planta y rodee la maceta, pegándolo con cinta adhesiva, de manera que quede como en el interior de un tubo de papel o un embudo. Para posibles fugas de agua, podemos poner periódicos bajo las macetas. Nunca debemos meter las plantas en cajas sin identificarlas y menos aún entregarlas así a una empresa de mudanzas, ya que no se harán responsables de ningún desperfecto. Si tenemos plantas pequeñas o medianas de tamaños similares, podemos agrupar varias, dejando espacio suficiente entre la planta más alta y la tapa del recipiente, que debe tener agujeros e indicación de que es frágil y no se puede voltear.

Las plantas deben viajar hidratadas. El frío y la humedad y el calor y la sequedad son malas combinaciones para nuestras queridas compañeras botánicas, por lo que si las mudamos en verano debemos regarlas el día de la mudanza (excepto en caso de especies de clima seco y cálido) y si las mudamos en invierno, debemos hacerlo por última vez días antes para que el mismo día de la mudanza tengan la tierra seca (excepto en caso de especies de clima húmedo y frío).

Volver a acomodar las plantas

Una vez concluido el trayecto, las plantas deben ser lo primero a descargar, y debemos colocarlas en su tiesto y en un lugar provisional en el que su estrés sea el menor posible, sin corrientes de aire, sin sol directo, y con suficiente agua, y deben permanecer allí varios días para recuperarse del impacto que han experimentado.

Cuando nuestras plantas se hayan aclimatado al nuevo hogar, podremos situarlas en el lugar definitivo que hayamos elegido para cada una de ellas, idealmente en lugares parecidos al lugar de origen como hemos explicado al principio.

Si nos hemos quedado con esquejes o hemos reubicado arbustos enteros o árboles jóvenes, debemos volver a plantarlos de inmediato en los lugares apropiados del nuevo jardín.

Si las hojas de nuestras plantas reubicadas se caen o se vuelven amarillas tras el traslado suele ser normal, ya que es una reacción de defensa de estos sensibles seres vivos y suele ser temporal. No es mala idea poner a estos bonitos amigos vegetales en manos de un especialista para ayudar en su recuperación.

Dejarnos asesorar en cómo transportar plantas

En todo el proceso de transporte de plantas a un nuevo lugar, es una buena idea dejarnos asesorar por expertos en jardinería y también por profesionales de mudanzas. Ellos nos ayudarán a encontrar la mejor solución para aumentar las probabilidades de que nuestras queridas plantas sobrevivan en las mejores condiciones al traslado y nos duren muchos años más.

Saber más:

© másquemudanzas 2021